El uso del mármol en la historia

Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), escultor florentino, es posiblemente el escultor más famoso del mundo. Digno competidor de Leonardo da Vinci como hombre del Renacimiento de múltiples talentos, también destacó en su tiempo como pintor (ejemplo: bóveda de la Capilla Sixtina) y arquitecto (ejemplo: cúpula central de la Basílica de San Pedro), pero la escultura fue la primera disciplina a la que se dedico y su favorita.

Figura clave en la creación del estilo Barroco, sus esculturas de mármol se caracterizan por el virtuosismo técnico con el que han sido talladas, el uso teatral de las luces y las sombras, el dramatismo de las escenas y unos personajes que muestran con intensidad sus emociones.

Famoso por la perfección y delicadeza con la que simula la piel desnuda en sus figuras de mármol, se convirtió en uno de los escultores imprescindibles para entender el desarrollo de la escultura en el siglo XV apostando siempre, en el uso de la piedra natural en la elaboración de sus obras.